Búsqueda personalizada

jueves, 9 de octubre de 2008

Jugadores Legendarios. Isiah Thomas.



Hubo un tiempo en que un pequeño jugador de apenas 1,85 de estatura revolucionó la NBA jugando a una velocidad nunca antes vista. Con un arsenal de movimientos en ataque capaces de ridiculizar a los mejores defensores y una capacidad de dirección sólo comparable a la de los grandes bases de la historia, nuestro pequeño protagonista demostró a todo el mundo que podía dominar una liga que hasta ese momento era territorio de gigantes. Esta es la historia de uno de los mejores bases de todos los tiempos. Esta es la historia de Isiah Thomas.

Isiah Lord Thomas III nació el 30 de Abril de 1961 en un barrio marginal al Oeste de Chicago. La infancia del pequeño "zeke" no fué idílica ni mucho menos, ya que a los tres años de edad su padre le abandonó junto a su madre y sus ocho hermanos mayores. Mary Thomas fué capaz de sacar adelante a sus ocho hijos a pesar de la crítica situación económica de la familia, dando todo un ejemplo de superación, e incluso inspirando una película de finales de los 80 basada en su historia. En aquellos años de extrema pobreza y marginación, la válvula de escape del jóven Isiah era el baloncesto, dónde año tras año progresaba a un ritmo frenético. En época de high school, el pequeño zeke llevó al modesto instituto St. Joseph a la final estatal del año 78. Y en 1979 fué uno de los integrantes del equipo USA que ganó la medalla de oro en los juegos Panamericanos.
Ya en época Universitaria, Thomas se enroló en la prestigiosa Universidad de Indiana, entrenada por el polémico pero magistral entrenador Bobby Knight. Allí Promedió 14 puntos y 5 asistencias por partido en su año freshman, lo que le sirvió para ser seleccionado en el equipo olímpico que representaría a USA en Moscú 80, pero el célebre boicot olímpico le privó de vivir la experiencia de los juegos.
Ya en su segundo y último año en Indiana, Thomas forma un quinteto histórico junto a Randy Wittman, Landon Turner, Ted Kitchel y Ray Tolbert, que lleva a los Hoosiers a ganar el campeonato. Isiah había demostrado estar preparado para el siguiente nivel, la NBA le esperaba.
En el draft de 1981, los Pistons de Detroit, que venían de perder 61 partidos la temporada anterior, elegían en segunda posición y despues de ver como Dallas elegía a Mark Aguirre, no dudaron en seleccionar a Isiah Thomas. De la noche a la mañana, en Detroit todo parecía haber cambiado. En la temporada 81/82, los Pistons ganan 18 partidos más que el año anterior mientras el prometedor base de Chicago promedia 17 puntos y 8 asistencias, además es elegido como integrante en el mejor quinteto de novatos y seleccionado para el allstar que se celebra en New Jersey. Las dos siguientes temporadas consagran a Thomas como uno de los mejores bases de toda la liga, pero los Pistons siguen sin meterse en playoffs. Isiah es seleccionado año tras año para el allstar y al acabar su tercera temporada en la liga presenta unos números de más de 22 puntos y 11 asistencias por encuentro. La temporada 83/84 supone un punto de inflexión en la carrera de Thomas, ya que Chuck Daly llega al banquillo de los chicos de la Motown, además consiguen meterse en playoffs tras años de frustación. Esa misma temporada Thomas es elegido MVP del allstar por primera vez ( la segunda sería en el 86) y miembro del quinteto ideal de la liga. En playoffs, Detroit cae en primera ronda, pero parece que las bases para crecer como equipo están puestas y sólo faltan unos pequeños retoques que no tardarán en llegar. En el draft de 1985 Detroit selecciona a Joe Dumars que no tarda en formar un perímetro letal junto a "zeke" y el año siguiente selecciona en el draft a Dennis Rodman, además de hacerse con Adrian Dantley en un traspaso. Con estos mimbres los Pistons ganan 52 y 54 partidos respectivamente en las temporadas 86/87 y 87/88 y en playoffs llegan hasta la final de conferencia en el 87, donde caen a manos de Boston , y hasta la final de la NBA en el 88, en la que caen a manos de los Lakers del gran amigo de Thomas, Magic Johnson. Era la primera vez que los Pistons alcanzaban las finales desde que se mudaron de Fort Wayne en 1958.
La siguiente temporada Detroit se hace con los servicios de Mark Aguirre a cambio de Adrian Dantley, con lo que Detroit añade más potencial ofensivo a su ya temido equipo. En temporada regular los Pistons ganan 63 partidos y en playoffs vencen a Boston, Milwaukee y Chicago hasta alcanzar de nuevo las finales, donde se reencuentran con los Lakers. Esta vez los Bad Boys se muestran intratables y barren a los chicos de L.A. por 4 a 0. Isiah Thomas al fin conseguia ser campeón, lo que parecía una quimera sólo unos pocos años antes se había convertido en algo real.
La temporada siguiente losPistons se dejan llevar por la inercia de victorias y terminan la temporada con 59 victorias. En playoffs dejan en la cuneta a Indiana, New York y Chicago ( por tercer año consecutivo) y se meten de nuevo en las finales, donde esta vez esperan los Blazers de Portland, con Clyde Drexler a la cabeza. En la serie final, Thomas deja clara su supremacia y con 27 puntos y 7 asistencias por encuentro es nombrado MVP al tiempo que gana su segundo anillo de campeón consecutivo. Los Pistons eran el segundo equipo tras los Celtics del 69 en repetir campeonato.
Despues de las dos temporadas gloriosas de los Bad Boys, Isiah Thomas aún juega durante cuatro temporadas más en la NBA, pero el insultante dominio de los Bulls de Jordan, impide que los Pistons vuelvan a tener opciones reales de ser campeones. A Thomas ya sólo le quedaba la motivación de formar parte del Dream Team que participaría en Barcelona 92, pero Michael Jordan, que tenía una nefasta relación con "zeke" vetó su presencia, y su plaza la cubriría John Stockton.
Al finalizar la temporada 93/94, Isiah anunció su retirada tras 13 temporadas en activo y más de 18000 puntos y 9000 asistencias. En ellas consiguió 2 anillos de campeón, un MVP de las finales, 12 presencias en el allstar, 3 elecciones en el mejor quinteto de la liga, 2 elecciones en el segundo quinteto, 2 MVPs del allstar, la elección como uno de los 50 mejores jugadores de la historia y la inclusión en el museo de la fama.
En los últimos años, su carrera como entrenador y como general manager le ha reportado todo tipo de críticas (merecidas, sin duda) que han hecho que su imagen se vea manchada de forma palpable, pero no debemos olvidar que como jugador Thomas revolucionó la liga, asombró a propios y extraños con su clase y sus explosivos movimientos, y nos dejó imagenes imborrables para los que crecimos viendo baloncesto en aquellos maravillosos años. Para las nuevas generaciones de aficionados, Isiah Thomas sólo es un entrenador mediocre y un general manager pésimo, pero para todos los que le vimos jugar siempre será alguien especial, alguien que nos demostró que para dominar la NBA no era necesario un físico sobrehumano, alguien que daba una lección de baloncesto cada vez que se calzaba sus zapatillas Asics, un jugador hecho de otra pasta, un jugador que no dejaba a nadie indiferente......... un jugador legendario.

3 comentarios:

jr dijo...

Excelente "Magic Pocket". Uno de los jugadores que más me impactaron. Memorial fue un partido en una final ante Lakers (creo que las series que perdieron) en la que anotó más de 40 puntos a la pata coja.

McClane dijo...

Si señor, en aquel partido se hizo un esguince bestial, pero regresó a la cancha y anoto 25 puntos en el último cuarto...Fué memorable.

juan paxanga dijo...

perdona tio!! he estado con la web pringado hasta el cuello... regreso por estos lares y me encuentro trabajo pendiente.. jejeje

muy bueno el repor del amigo isiah... lastima la enemistad con jordan... grandes recuerdos!!
y pesimo entrenador-manager... pero como tu dices, increible jugador...

salud!!

 
Todas las entradas de este Blog son registradas progresivamente en el Registro de Propiedad Intelectual, no así las imágenes, que pertenecen a sus respectivos dueños y que ShowTime toma prestadas, sin perjuicio de poder ser retiradas a petición de los mismos. Expuesto lo anterior, ShowTime se reserva el derecho de denunciar la divulgación, modificación, o apropiación indebida de los textos sin nombrar la fuente original.