Búsqueda personalizada

domingo, 1 de marzo de 2009

Vince Carter. Volar aún es posible.




La temporada 1998/99 siempre será recodada por ser la temporada del famoso lock-out, pero también por ser la temporada en que dos jóvenes rookies causaron un impacto brutal en la liga gracias a un estilo de juego espectacular que cautivó a millones de aficionados en todo el mundo. Uno era un base blanco de los Sacramento Kings llamado Jason Williams, que puso patas arriba la NBA con sus pases por la espalda, mirando a la grada...etc. El otro era Vince Carter.
En el draft de 1998 Vince Lamar Carter fue escogido por Golden State Warriors en la quinta posición, para ser traspasado esa misma noche a Toronto Raptors a cambio de su compañero de universidad y posteriormente cuñado Antawn Jamison. De tal manera, Carter llegaba a una franquicia nueva, en su cuarta temporada de existencia y que tenía serios problemas para convencer a los jugadores de que se fueran a jugar a otro país que no era USA.
La temporada 98/99 comenzó en Febrero debido al cierre patronal y desde el primer día Carter demostró que era especial, liderando a los Raptors y desplegando un juego espectacular que no se había visto desde tiempos de Jordan y Wilkins. Para el recuerdo han quedado ya algunas jugadas como el mate a dos manos de espaldas con el que hundió a los Miami Heat en un partido de ese año o algunos alleyoops simplemente insultantes. El premio de rookie del año simplemente fue una consecuencia del buen juego de Carter, pero lo más importante es que en ese momento los jóvenes Raptors por fin vieron un futuro esperanzador de la mano de su espectacular escolta.
En su segunda temporada en la liga, Carter se consolidó como una auténtica superestrella y se fue hasta los 25 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias por partido, además de ser el lider en las votaciones para el allstar celebrado en Oakland. Carter se había convertido en el favorito del público gracias a sus vuelos inigualables e inimitables, pero aún se había guardado lo mejor.......
El concurso de mates de ese allstar terminó de mitificar a Carter como uno de los mejores matadores, sino el mejor de todos los tiempos. Ante unos rivales excepcionales como Steve Francis y Tracy McGrady, "Vinsanity" exhibió su mejor repertorio para alzarse con el trofeo y dejar a todo el mundo con la boca abierta, porque como en su día dijo Antoni Daimiel, no sabíamos que biológica y físicamente se pudiera hacer lo que estaba haciendo Carter.
Ese mismo verano consiguió la medalla de oro en los J.J.O.O. de Sidney, en los que saltó por encima de un rival de 2, 17 como Frederic Weis para conseguir uno de los mejores mates que se han hecho nunca en un partido.
Después continuó otras 4 temporadas en Toronto, en las que consiguió meterse en playoffs e incluso estuvo a un paso de meter al equipo en la final de conferencia, pero en la temporada 2004/05 las cosas no pintaban bien en Canada y solicitó ser traspasado. En ese momento se ganó el odio eterno de los aficionados canadienses por decir que no se esforzaba a tope ya que quería salir del equipo. De tal manera, Toronto le envió a New Jersey Nets a cambio de Alonzo Mourning, Eric Williams, Aaron Williams y dos primeras rondas del draft. En ese momento su carrera se relanzó; en los partidos que jugó esa temporada con los Raptors promedió 15 tristes puntos por partido, pero desde su llegada a los Nets hasta el final de la regular season no bajó de 27 puntos por noche. Desde entonces ha tenido grandes actuaciones como los 51 puntos a Miami o los 50 que les endosó a los Sixers, pero en los playoffs los Nets no han podido llegar demasiado lejos.
Ahora, con la marcha en los últimos tiempos de Jason Kidd y Richard Refferson (en su día estandartes del equipo junto a Carter) y las llegadas de Devin Harris o Brook Lopez, el equipo parece tener mejores perspectivas de futuro, aunque el ansiado anillo siga siendo practicamente una utopía.
Aún así, con 32 años cumplidos ya, Vince Carter sigue al pie del cañón liderando a sus Nets y dejando claro que a pesar de que muchos le daban por muerto hace bastante tiempo, sigue teniendo baloncesto en sus piernas para rato. En esas piernas que en su día desafiaron a la gravedad como no lo hacía nadie desde Erving, Jordan y Wilkins y que a día de hoy, a pesar de que los años van pasando, siguen empeñadas en demostrar que para Vince Carter volar aún es posible.

3 comentarios:

jr dijo...

Esta temporada ha tenido una gran resurrección y Devin Harris es culpabe de ello. También tiene menos competencia ya que Jefferson voló a Milwaukee y está más liberado.

McClane dijo...

Si, la verdad es que la llegada de Harris le ha sentado de maravilla....

Anónimo dijo...

Este pinche blog es la pura rola wey. Viva mexico y mcclane cabrones.

Kevin Garnet pinche cabron puto.

 
Todas las entradas de este Blog son registradas progresivamente en el Registro de Propiedad Intelectual, no así las imágenes, que pertenecen a sus respectivos dueños y que ShowTime toma prestadas, sin perjuicio de poder ser retiradas a petición de los mismos. Expuesto lo anterior, ShowTime se reserva el derecho de denunciar la divulgación, modificación, o apropiación indebida de los textos sin nombrar la fuente original.