Búsqueda personalizada

sábado, 14 de febrero de 2009

Flashback.



Desde el primer minuto en que se supo que Portland Trail Blazers elegiría en la primera posición del draft de 2007, todas las miradas se dirigieron hacia dos jugadores: Kevin Durant y Greg Oden. Pero en la mente de aficionados, periodistas y dirigentes de la franquicia de Oregon planeaban fantasmas pasados, concretamente los de Sam Bowie y Michael Jordan.........
En el draft de 1984 Portland tenía la segunda elección, y tras elegir Houston Rockets a Akeem ( por aquel entonces sin H) Olajuwon, los Blazers, en la peor decisión tomada en el draft que se recuerda jamás, se decantaron por el endeble pivot Sam Bowie en detrimento del jóven y prometedor escolta de la universidad de North Carolina, Michael Jordan. Lo que ocurrio después es conocido por todos, mientras Sam Bowie cuajó una mediocre carrera lastrada por las lesiones, Jordan se convirtió en el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, llevando a los hasta entonces perdedores Bulls a ganar 6 campeonatos en 8 años durante la década de los 90.
Ahora , más de 20 años después, la franquicia donde Fernando Martin dió los primeros pasos de un español en la mejor liga del mundo, estaba en la misma situación y no quería equivocarse. Greg Oden había saltado a la fama en su época de instituto, mostrandose dominante en el poste y dejando entrever muy buenos fundamentos, además de poseer una potencia física impropia de un chaval de su edad, pero en el año de transición para llegar a la NBA que pasó en la universidad de Ohio State sufrió una lesión en su muñeca derecha que le limitó considerablemente. Aún así consiguió llevar a su equipo a la final four, donde poco pudieron hacer frente a una poderosísima Florida con jugadores como Joakim Noah, Al Horford y Corey Brewer.
Por otra parte, estaba Kevin Durant, un jugador con un arsenal de movimientos ofensivos realmente espectacular que recordaba a la mejor versión de Tracy McGrady y que despuntaba en la universidad de Texas, pero que tenía en su (escuálido) físico su talón de aquiles. La decisión era dura: un pivot que podía convertirse en el nuevo Shaq (salvando las distancias) o un escolta-alero al que muchos señalabamos como la superestrella del futuro.
El 28 de junio de 2007, en el Madison Square Garden, David Stern anunciaba que Portland elegía con el número 1 a Greg Oden, con lo que para alegria de los aficionados de los Sonics, Durant se iba a Seattle. Al poco tiempo se hizo pública la noticia de que los Blazers habían descubierto que Oden tenía una pierna un par de centimetros más larga que la otra, algo que podía pasarle factura en un futuro, con lo que la leyenda de que el bueno de Greg era un jugador de los llamados injury-prone (propenso a las lesiones) cobraba fuerza. Ese mismo verano, poco tiempo después, la franquicia de Oregon comunicó que se le había diagnosticado una microrotura en la rodilla izquierda ( la lesión que acabo con las carreras de Penny Hardaway y Allan Houston) que le obligaría a perderse toda su temporada rookie, mientras que los resignados fans de la rip-city veían a Durant entrar por la puerta grande en la liga y ganar el premio de rookie del año.
Este año, las expectativas en Portland por ver a Oden en un equipo jóven y lleno de talento eran enormes, pero unos pocos minutos después de dar el pistoletazo de salida a la campaña, se lesionaba en un pie frente a los Lakers y estaba un mes de baja. Tras su regreso, la integración en el equipo fué de menos a más y ahora después de pasar el ecuador de la temporada tan sólo promedia 9 puntos y 7 rebotes por partido, dejando muchas dudas sobre si se convertirá en el pivot dominante que prometía llegar a ser.
Mientras tanto, en las verdes praderas de Oklahoma City, Kevin Durant ha mejorado exponencialmente en su segunda temporada, dejando actuaciones para el recuerdo y llegando a entrar en las quinielas para el allstar, firmando unos promedios de 25 puntos y 7 rebotes por partido con sólo 20 años.
Tal vez sea demasiado pronto y debamos dejar un margen de tiempo mayor para ver como se desarrollan las carreras de ambos, pero a día de hoy, los aficionados que acuden a ver a su equipo al Rose Garden comienzan a tener una imagen en la cabeza como si de un flashback se tratase. Y esa imagen no es otra que la de Sam Bowie........

6 comentarios:

McClane dijo...

Y si primero hablo de las lesiones de Oden....No está jugando el partido de rookies......

Fran dijo...

Como bien has dicho, Oden no ha jugado ni un segundo en el partido, y para más inri Durant ha conseguido nada menos que 46 puntos, batiendo así el récord de anotación en este tipo de partido.

Sinceramente, mucho me temo que Greg Oden pasará a la Historia como Sam Bowie II. Ambos jugadores con un gran potencial que no pueden demostrar lo que valen a causa de sus lesiones y que no merecen esa posición en el draft...

Yo lo tengo muy claro: si Oklahoma en estos años empieza a formar una plantilla decente y ficha con criterio puede que volvamos a vivir una época similar a la de los Bulls de MJ.

McClane dijo...

Oklahoma tiene que rodear bien a Westbrook, Green y Durant.

jr dijo...

Es pronto para afirmar lo de Oden. Durant se sabía que iba a triunfar en la NBA pero el estado de forma por el que atraviesa está a la altura de la mejor estrella de la competición. Lo bueno para OKT es que picarán bien en el draft y si continúan teniendo tan buen ojo...

McClane dijo...

La verdad es que las últimas elecciones del draft de los Sonics/Thunder han sido sensacionales....

KeMP dijo...

Santiago Segurola, uno de los tios más independientes y que más claro ve el basket (y a veces el fútbol), dijo de Oden que le parecía limitado en ataque y que por su forma de pisar le auguraba un futuro lleno de lesiones. Lo suscribo, aunque me da pena, me mola como se mueve en defensa, aunque es bastante pardillo para las personales.

De Durant: cuando entró en la NBA lo vi 5 minutos y empecé a decirle a todo el mundo que era mi nuevo jugador favorito. Después, al ver más partidos, me irritaba que chupara tanto, ya que odio el juego 1x1 de la NBA, sin circulación de balón y demás. Pero me ha vuelto a ganar, me parece el jugador más completo de la liga (si, es una temeridad decir esto), pone tapones, rebotea, bota mejor que LeBron e incluiso mejor que Kobe, porque sabe botar corriendo y penetrando, pero también en parado, como un base. Pasa bien, si le rodean de buenos jugadores va a repartir juego. Penetra que te cagas, no hace alardes fisicos y su cuerpo no levanta pasiones, pero la hunde con quien sea delante. Tira genial, y de tres casi igual que de dos. Juega contraataque y estático igual también. A mi lo que me parece es un Penny Hardaway pero más alto, y un poco menos pasador, claro... pero habría que ver a Durant con un Shaq joven, asi me hago 10 asistencias por partido hasta yo.

 
Todas las entradas de este Blog son registradas progresivamente en el Registro de Propiedad Intelectual, no así las imágenes, que pertenecen a sus respectivos dueños y que ShowTime toma prestadas, sin perjuicio de poder ser retiradas a petición de los mismos. Expuesto lo anterior, ShowTime se reserva el derecho de denunciar la divulgación, modificación, o apropiación indebida de los textos sin nombrar la fuente original.