Búsqueda personalizada

viernes, 6 de febrero de 2009

Kobe Bryant. Una cita con la Historia



Cuando en el draft de 1996 los Charlotte Hornets elegían en la posición número 13 a un jóven de Philadelphia llamado Kobe Bryant, poca gente era consciente del impacto que aquel chico tendría en un futuro cercano sobre la liga. Jerry West, por aquel entonces general manager de Lakers ya había hablado con Kobe y le había manifestado su interes para que jugase en la franquicia angelina, por lo que Bryant intentó persuadir desde el primer momento a los Hornets para que traspasasen sus derechos a la franquicia californiana. De tal modo, sólo 15 días después de la noche del draft, los Lakers enviaban a su pivot Vlade Divac al estado de North Carolina a cambio de Kobe en un traspaso que cambiaría el destino de la liga.
Allí se encontraría con el flamante fichaje de los Lakers en el mercado de agentes libres Shaquille O´Neal, formando una pareja que prometía dar mucho que hablar en un futuro cercano. Ya en la tercera temporada de ambos en California el dúo Bryant- O´Neal se había convertido en una de las mejores parejas de toda la NBA, mientras Shaq destrozaba todo lo que encontraba a su paso por la pintura, el prometedor escolta dejaba asombrados a propios y extraños mostrando unos fundamentos y unos recursos ofensivos prácticamente ilimitados. En pocos años los anillos llegaron pero la mala relación entre las dos estrellas de L.A. provocó la salida de Shaq tras la final perdida ante los Pistons en 2004. En ese momento todas las miradas se dirigieron a Bryant, sobre sus hombros recaía el peso de volver a hacer ganadora a una franquicia histórica. Las dos siguientes temporadas estuvieron plagadas de actuaciones memorables de Kobe ( incluyendo los famosos 81 puntos a Toronto) pero el equipo estaba lejos de la élite de la conferencia Oeste y eso era algo que el genio nacido en Philadelphia no podía soportar. Ese verano pasó más tiempo que nunca realizando los ajustes necesarios en su juego para ser más útil al equipo, estaba decidido a quitarse la etiqueta de jugador individualista que no hacía mejores a sus compañeros y con la ayuda de Tex Winters terminó por descifrar los pocos secretos que le quedaban por descubrir del sistema del triangulo ofensivo. El resultado no se hizo esperar y el juego de Kobe cobró una nueva dimensión, seguía siendo tan efectivo y espectacular como siempre pero era más maduro, más inteligente y leía el juego muchísimo mejor de lo que lo había hecho nunca.La temporada pasada tras la llegada de Gasol a L.A. Bryant lidero a los Lakers llevandoles hasta las finales, dejando claro que estaba preparado para ser un lider en el mejor sentido de la palabra, decidiendo cuando debe y delegando en sus compañeros cuando es necesario.
Ahora, ya no vale otra cosa que no sea el anillo y Bryant sigue inmerso en liderar a los suyos hasta la cima, (lugar que conoce bien aunque muchos parecen olvidar que tiene tres anillos) dejandonos momentos inolvidables en el trayecto. El último hasta el momento fué el partido del lunes ante los Knicks en el que metió 61 puntos en el Madison Square Garden dejando atrás el record de Bernard King, dando una exhibición de como se juega al baloncesto y haciendolo en el mejor escenario posible.
Hace no mucho tiempo Clyde Drexler dijo que Bryant era el jugador más infravalorado de la historia y no le faltaba razón, ya que muy pocos valoran el papel fundamental que tuvo en los Lakers campeones de 2000, 2001 y 2002 siendo el catalizador absoluto del juego de ataque de un grandísimo equipo, pero a día de hoy ya no puede haber dudas sobre quien es el mejor jugador del mundo. Aquel chico que pasó gran parte de su infancia entre Florencia y Milán y que fué objeto de las mofas de sus compañeros de instituto cuando regresó a E.E.U.U. porque hablaba con acento italiano y tenía dificultad para mantener un dialogo fluído en inglés tiene su sitio asegurado entre los más grandes jugadores de todos los tiempos, porque cada noche que juegan los Lakers, Kobe Bryant tiene una cita con la historia.

4 comentarios:

jr dijo...

Escuché una vez que Bryant no era muy querido entre los negros de ghettos porque era lo que ellos denominan un negro "pijo"..hijo de deportista, no pasó penurias en su infancia...No es mi favorito pero reconozco que es uno de los más grandes de los últimos 20 años.

McClane dijo...

Si, mucha gente de raza negra decía que no se identificaba con él porque no había salido del guetto.

Jesus dijo...

Hola McClane soy JF. Gran artículo y es que leyendote me doy cuenta que aún me queda mucho por conocer de este deporte.
La anecdota del acento italiano muy buena no tenía ni idea.

McClane dijo...

Me alegro de que te guste Jesus!!!!!

 
Todas las entradas de este Blog son registradas progresivamente en el Registro de Propiedad Intelectual, no así las imágenes, que pertenecen a sus respectivos dueños y que ShowTime toma prestadas, sin perjuicio de poder ser retiradas a petición de los mismos. Expuesto lo anterior, ShowTime se reserva el derecho de denunciar la divulgación, modificación, o apropiación indebida de los textos sin nombrar la fuente original.