Búsqueda personalizada

jueves, 18 de septiembre de 2008

Jugadores Legendarios. James Worthy.


En nuestro país hay toda una generación de aficionados al baloncesto que se enamoraron de este maravilloso juego en los años 80. Pues bien, si a muchos de esos aficionados les preguntas que fué lo que les enganchó al basket, automáticamente recordaran una imagen característica:
Rebote de Jabbar, primer pase rápido a "Magic" que lleva el contraataque y realiza un pase de pura fantasía a un tipo de gafas que corre como una gacela para terminar la jugada con su caracteristico mate "Statue of Liberty". Pues bien, ese tipo era James Worthy.
James Ager Worthy nació el 27 de Febrero de 1961 en Gastonia, North Carolina, y desde pequeño se empapó de la gran cultura baloncestística que caracteriza a esa región de Estados Unidos. Cuando llegó a la adolescencia acudió al Ashbrook High School, ubicado en su localidad natal, lugar donde comenzó a demostrar toda la clase que atesoraba. En su año senior, Worthy promedió 21 puntos y casi 13 rebotes por partido llevando a su equipo a la final estatal en la que cayeron derrotados a pesar de la gran actuación de James. De todos modos, todo el país había visto a ese chaval elegante a la par que letal sobre la cancha y las más prestigiosas universidades deseaban reclutarle. James a pesar de las numerosas ofertas de los Colleges de todo USA decidió quedarse al lado de casa para formar uno de los mejores equipos universitarios que se recuerdan. Acudió a North Carolina, y en el campus de Chappel Hill coincidió con Sam Perkins y Michael Jordan. En 1982 Worthy lideró a los Tar Heels, a los que llevó la final de la NCAA siendo el máximo anotador del equipo, y una vez allí un jóven Michael Jordan remató la faena anotando la canasta ganadora frente a los Hoyas de Georgetown con Pat Ewing a la cabeza.
Despues de hacer historia en la NCAA había llegado el momento de lanzarse a la conquista de la NBA. Los Angeles Lakers acababan de ganar el anillo esa misma temporada, pero un magistral movimiento en los despachos ( Lakers envió en 1980 a Don Ford y una primera ronda del draft de ese año a Cleveland a cambio de Butch Lee y la elección de draft de los Cavs de 1982, que terminó siendo el número 1,) les permitió hacerse con James en el draft. A partir de ese año, la NBA cambió las reglas para que ningún equipo campeón pudiera elegir en el mismo año de la obtención del título en la primera posición del draft.Los Lakers contaban con uno de los mejores jugadores de la NBA en la posición de alero, Jamaal Wilkes, por lo que el joven Worthy estaba destinado a comenzar los partidos desde el banquillo en su año rookie. Como luego diría Magic Johnson, cualquier número 1 del draft hubiese montado un buen revuelo por no contar desde el primer dia con muchos minutos de juego e importancia en el equipo, pero James Worthy decidió aprender lo máximo posible de Wilkes para llevar su baloncesto a una nueva dimensión. En su primer año en la liga promedió unos más que interesantes 13 puntos y 5 rebotes por partido, pero al final de la temporada se fracturó la tibia y se perdió los playoffs. Allí los Lakers llegaron a la final y fueron barridos por los Sixers. En la siguiente temporada, ya con Byron Scott en el equipo, Worthy da un paso al frente y comienza a entrar a menudo en el quinteto inicial de los Lakers, que tras realizar una magnífica temorada alcanzan las finales de nuevo, pero Boston les arrebata el título en el séptimo partido. A pesar de la derrota, el jóven jugador de North Carolina aumenta sustancialmente sus promedios en playoffs, dejando clara su mentalidad ganadora.
En la temporada 84/85 los chicos de Pat Riley se muestran intratables, el "showtime" es motivo de admiración por parte de casi toda la liga y Worthy se convierte en el tercer anotador del equipo con 17 puntos por partido. Durante los playoffs se convierten en un equipo imposible de batir para todos sus rivales y ganan el anillo venciendo en las finales por 4-2 a Boston. El propio Worthy reconocio años más tarde que este sería el campeonato más especial de todos los que lograría.
La temporada siguiente Worthy alcanzó por primera vez los 20 puntos de promedio y jugó su primer allstar, pero los Lakers no consiguieron de nuevo el campeonato.
Las temporadas 86/87 y 87/88 fueron fantásticas para "Big Games James", como le apodó Chick Hearn, tanto a nivel individual (allstar indiscutible) como colectivo, ya que Los Angeles vencía en la final de 87 a Boston y en la del 88 a Detroit. En las finales del 88 Worthy fué nombrado MVP tras anotar 36 puntos, capturar 16 rebotes y repartir 10 asistencias en el séptimo y decisivo encuentro. Los Lakers eran el primer equipo en repetir título en más de dos decadas y Worthy se había consagrado como uno de los mejores jugadores de la historia.
En el 89 los Lakers fueron barridos por los Pistons en las finales y el siguiente año perderían ante Phoenix en playoffs. James aún tendría una oportunidad más de ganar un título en la temporada 90/91 pero los Bulls de Jordan fueron superiores. Worthy jugó tres años más en la NBA para retirarse antes del comienzo de la temporada 94/95. En el recuerdo quedan más de 16.000 puntos, tres títulos de campeón de la NBA, 1 MVP de las finales, 7 elecciones consecutivas para el allstar, 1 título de la NCAA, varias elecciones para los mejores quintetos de la liga, su elección como uno de los 50 mejores jugadores de la historia y su inclusión en el Hall Of Fame. Pero la gente no sólo lo recordará por todos esos galardones, sino por su infinita clase sobre la cancha, sus movimientos elegantes y coordinados, su manera de reinventar partido a partido la posición de alero, por sus características gafas protectoras y por su manera de culminar los contraataques de uno de los mejores equipos de la historia como eran los Lakers del showtime. Ese era en definitiva James Worthy, un jugador estelar , sublime, con tanta clase que a nadie le hubiese extrañado que jugara vestido de Smoking, un tipo que en cuanto se calzaba sus New Balance acudía puntual a su cita con la historia para, partido a partido, convertirse....en un jugador legendario.

5 comentarios:

jr dijo...

Has acertado en lo de legendario. No ha habido nadie como él. Qué elegante y qué vuelos rasantes. En una ocasión subí a Andorra desde Valencia para comprar sus NB pero no hubo manera. Me tuve que conformar con las Adidas Ewing.

McClane dijo...

Bueno, las adidas ewing son todo un clásico tambien, jeje.

juan paxanga dijo...

madre mia!!, increible, sin duda has acertado de pleno, su sobriedad y contundencia en el juego... cuando lo recuerdo lo veo recto como un palo, volando, clavando un mate ó remontando la linea de fondo, de espaldas al aro, escondiendo el balon... siempre implacable!! y con su cara sin mueca alguna!!...

cuando jugaba a cualquier arcade de la epoca siempre mi nombre era worthy, aun lo es en mi movil... tube la suerte de tener sus NB, dios que zapas!!!, sigo buscandolas como un loco!!, las encontraré!!... que recuerdoss!!

gracias mcclane!!
queremos mas!!

juan

McClane dijo...

Muchas gracias Juan, me alegra que te haya gustado!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
 
Todas las entradas de este Blog son registradas progresivamente en el Registro de Propiedad Intelectual, no así las imágenes, que pertenecen a sus respectivos dueños y que ShowTime toma prestadas, sin perjuicio de poder ser retiradas a petición de los mismos. Expuesto lo anterior, ShowTime se reserva el derecho de denunciar la divulgación, modificación, o apropiación indebida de los textos sin nombrar la fuente original.