Búsqueda personalizada

jueves, 25 de septiembre de 2008

Jugadores Legendarios. Kevin McHale.


Si eres de una pequeña localidad de Minnesota y tu pasión es el hockey sobre hielo, nada puede hacerte pensar a priori que algún dia serás una leyenda del baloncesto. Pero si además sufres poliomielitis en tu infancia, ser deportista profesional parece ser ya una utopía. Afortunadamente para Kevin McHale nunca ha habido obstaculos insuperables.....
Kevin Edward McHale nació en Hibbing, Minnesota, el 19 de Diciembre de 1957. Hijo de padre irlandés y madre croata, en cuanto se decidió a dejar de lado el hockey y se dedicó al baloncesto comenzó a desarrollar unos movimientos nunca antes vistos en el poste bajo y que años despues no tendrían rival en la NBA. En su adolescencia acudió al Hibbing High school donde el entrenador Gary Addington, sabedor del enorme talento que tenía el jóven McHale, trabajo específicamente con Kevin para desarrollar su juego de pies y formarle como un jugador integral. Tras el periplo en el instituto, Kevin recibió varias ofertas de universidades con cierto prestigio como la Universidad de Minnesota y la Universidad de Utah. Se decidió por acudir a Minnesota y así estar cerca de casa, y allí se convirtió en el mejor jugador de la historia del college, distinción que se le otorgó en 1995 coincidiendo con el centenario del centro. Durante sus cuatro años de Universidad sus 15 puntos y 9 rebotes por partido le habían servido para convertirse en uno de los jugadores más deseados entre los elegibles al draft de 1980, en el que Boston Celtics elegía en primera posición. Durante los dias previos al draft Red Auerbach realizó una operación magistral que en su dia fue considerada una locura, pero que sería determinante para el devenir de la NBA durante la década de los 80, traspasó su elección número uno a Golden State a cambio de Robert Parish y la tercera elección del draft, con la que eligió a Kevin McHale. De repente el maestro Auerbach había reunido en su equipo al que sería unanimemente considerado el mejor frontcourt de la historia de la liga, Larry Bird-Kevin McHale-Robert Parish...........
Durante sus primeros años de carrera McHale y los Celtics reinventaron la figura del sexto hombre (que los propios Celtics habían inventado hacía decadas), dejando a Kevin en el banquillo de inicio para liderar a la segunda unidad. Los resultados no tardaron en llegar y en su temporada rookie con unos promedios de 10 puntos y 5 rebotes por partido se convirtió en pieza clave para que los Celtics consiguieran su campeonato número 14. Durante las dos siguientes campañas McHale mejora todos sus promedios estadísticos pero los Celtics no consiguen volver a las finales, así que tras unos retoques en el equipo (llega el entrenador K.C.Jones y un jugador decisivo como Dennis Johnson) todo el mundo espera ansioso la temporada 83/84. Llegados a este punto hay que hacer una mención especial a los hechos ocurridos tras finalizar la temporada 82/83 y que poca gente conoce. El contrato de McHale expiró ese verano y los Knicks le ofrecieron un contrato que McHale estaba dispuesto a firmar, pero Red Auerbach no pensaba permitir que otro equipo le robara a uno de sus jóvenes talentos y ofreció a los tres agentes libres más importantes de los Knicks suculentos contratos. De ese modo los Knicks se vieron obligados a renovar a los tres jugadores para no deshacer por completo su equipo y tuvieron que olvidarse de fichar a Kevin McHale, que renovó con los Celtics a razón de un millón de dolares por temporada, convirtiendose en uno de los jugadores mejor pagados de la liga en aquel momento. Los resultados en la nueva temporada no defraudan a nadie, Boston consigue 62 victorias en temporada regular, McHale con unos promedios de 18 puntos y 7 rebotes en 31 minutos de juego saliendo del banquillo consigue el premio al mejor sexto hombre de la liga y juega el primero de sus siete allstars, y finalmente en los playoffs no tienen rival hasta coronarse campeones de la NBA derrotando en la final a su eterno rival Los Angeles Lakers. Los orgullosos verdes lo habían vuelto a conseguir, de nuevo estaban en la cima del mundo y el futuro parecía reservar algún anillo más para los chicos de las zapatillas negras. En la siguiente temporada Boston continua su paseo triunfal por la liga consiguiendo 63 victorias en temporada regular, McHale gana su segundo trofeo al mejor sexto hombre por segunda temporada consecutiva, siendo la primera vez en la historia del galardon que eso ocurría, y consigue su record personal de anotación en un partido frente a Detroit Pistons con 56 puntos. Durante los Playoffs todo sigue su curso y amarillos y verdes se ven las caras de nuevo en la serie final, pero esta vez los Celtics caen ante los Lakers de Magic.
Antes del comienzo de la temporada 85/86 Boston traspasa a Cedric Maxwell a Los Angeles Clippers y McHale, dejando atrás el papel de sexto hombre, se convierte en titular, compartiendo un extraordinario quinteto con Dennis Johnson, Danny Ainge, Larry Bird y Robert Parish.
Esa temporada McHale promedia 21 puntos por partido en temporada regular y 24 en los playoffs, dando un paso al frente en las finales frente a Houston Rockets y superando junto a Robert Parish a las famosas torres gemelas. El título número 16 era ya una realidad, McHale conseguía su tercer anillo en seis años de carrera ( como jugador no consiguió más anillos, pero habría que preguntarse que porción de importancia hay que darle en el reciente anillo de este año 2008, ya que McHale, general manager de Minnesota a dia de hoy, traspasó a Garnett a Boston desechando ofertas mucho más generosas para los Timberwolves por parte de otros equipos......)
La siguiente temporada fue la mejor a nivel estadístico de McHale en toda su carrera, con 26 puntos y 10 rebotes por noche, además es elegido en el mejor quinteto de la liga, pero en las finales los Celtics caen en seis partidos frente a los Lakers, con un McHale muy lastrado por una factura en el pie.
A partir de esa temporada los Celtics ya no volverían a las finales y aunque McHale siguió rindiendo a muy buen nivel los siguientes años, siendo allstar hasta el año 91, el equipo ya no parecía tener capacidad de reacción, los años y las lesiones pesaban demasiado ante jóvenes equipos como los Detroit Pistons. Finalmente McHale se retira al término de la temporada 92/93 en la que jugó muy mermado por los problemas crónicos en el pie que tenía roto en las finales del 87. Su carrera había llegado al final tras 13 años de carrera inolvidables, en los que consiguió más de 17000 puntos y 7000 rebotes, tres anillos de campeón, siete presencias en el allstar, multitud de elecciones en los mejores quintetos defensivos de la liga, la elección como uno de los 50 mejores jugadores de la historia, y su elección para el hall of fame entre otras distinciones. Pero sin duda lo primero que se me viene a la cabeza al pensar en Kevin McHale es su maravilloso e inigualable juego de pies, para mi el mejor en la historia de la liga junto al de Hakeem Olajuwon, y con el que a día de hoy, con 51 años, sería capaz de dejar en evidencia a muchos jóvenes pivots de la liga, su manera de finalizar con ambas manos cerca de canasta, su inigualable defensa de poste bajo, su multitud de recursos para anotar desde la zona y tambien fuera de ella, su carácter, su pasión y su sublime conocimiento del juego al alcance de muy pocos jugadores.
Este era Kevin McHale, un jugador memorable, un jugador que cambió la manera de jugar al poste bajo, un jugador que nos marcó a todos los que tuvimos la suerte de verle jugar aunque fuera en sus últimos años de carrera, en definitiva.......un jugador legendario.

5 comentarios:

jr dijo...

Recuerdo un Gigantes en el que además de su calidad se alababa su fisonomía ya que pese ser delgado, era el jugador con los hombros más anchos de la NBA. Sus movimientos en el poste bajo forman parte de los momentos dorados de la NBA. No fue mi favorito pero reconozco todo lo que aportó. Este verano se ha destapado con un gran movimiento, el robo de Kevin Love a los Grizzlies.

Anónimo dijo...

Gran homenaje al 4 con más clase, más fundamentos y mejor juego de pies de la Historia de la NBA. Una auténtica leyenda en Boston y en Minnesota que lo pasó mal en sus últimos años por culpa de su pie fracturado unos años antes.

Me emociona ver que alguien homenajee de una forma tan especial a todas las estrellas del baloncesto de aquellos años, me trae muy buenos recuerdos....

Sigue así, seguiré leyendo todas las entradas de este blog.

McClane dijo...

Muchas gracias, me alegro que os guste!

JUAN PAXANGA dijo...

ole!!!
ESTA SECCION ME PONEEEEEE!!!

grande mchale!! y mcclane!!!
me dan ganas de ver esas finales con los lakers, esos piques tremendos en el poste bajo... que delicia!! esas finales son irrepetibles!!!, he de reconocer que mchale no era mi jugador favorito pero siempre formará parte de mi visión de lo que considero fiezas fundamentales en el mejor basket de la historia... indispensable!!!

gran trabajo!!!
gran blog amigo mcclane... me afilio!!!
jejejeje!!

salud

McClane dijo...

Muchas gracias Juan!!!! Me alegra que eches un ojo por aqui de vez en cuando!!!!

 
Todas las entradas de este Blog son registradas progresivamente en el Registro de Propiedad Intelectual, no así las imágenes, que pertenecen a sus respectivos dueños y que ShowTime toma prestadas, sin perjuicio de poder ser retiradas a petición de los mismos. Expuesto lo anterior, ShowTime se reserva el derecho de denunciar la divulgación, modificación, o apropiación indebida de los textos sin nombrar la fuente original.